En la actualidad la medicina veterinaria ha avanzado tanto como la humana. Dentro de sus múltiples ramas la medicina quirúrgica es una de las áreas más beneficiadas por la tecnología. En esta ocasión, hablaremos específicamente de la cirugía ortopédica canina.

Esta está enfocada al tratamiento de huesos y articulaciones en los animales domésticos; aquellos que por alguna razón requieran de este tipo de intervención, son sometidos a una serie de pruebas de diagnóstico para determinar la salud general del perro.


Los procedimientos postoperatorios, al igual que los de los humanos requieren cuidados específicos e higiénicos, así como de seguimiento veterinario para ayudar tu mascota a recuperarse completamente. La cirugía ortopédica y los ejercicios de recuperación pueden mejorar considerablemente la calidad de vida de su mascota.

Las principales razones por las que se recurre a una cirugía ortopédica son:


  • Fracturas
  • Enfermedad articular degenerativa
  • Luxación de la rótula
  • Displasia de cadera
  • Displasia de codo
  • Ruptura del ligamento


Fracturas

Las fracturas que requieren cirugía ocurren debido a accidentes o signos de maltrato en donde inmovilizar los huesos no es suficiente para sanarlos. En tales casos, se utilizan placas de acero inoxidable para unir las partes. posteriormente es necesario otra operación para remover las placas una vez que el hueso ha sanado.



Enfermedad articular degenerativa

Mejor conocida como artritis es un desorden progresivo de las articulaciones. El cartílago se rompe y no puede repararse a sí mismo. Al igual que en los humanos, esta enfermedad se presenta por edad avanzada en los pacientes; sin embargo, los perros jóvenes con lesiones también pueden padecerla. Solo es operable en casos severos.


Luxación de la rótula

Ocurre principalmente en los perros de raza pequeña, ya sea por golpes o malformaciones. Tiene un tiempo de recuperación de 1 a 2 meses.


Displasia de cadera o codo

Esta es una enfermedad genética que ocurre cuando se afloja la articulación de la cadera o codo y puede afectar las patas del animal.

Causa dolor y cojera. Es un procedimiento costoso que implica el reemplazo de la cabeza femoral y el cuello con cobre cromo o titanio con una tasa de éxito del 91 por ciento.


Ruptura del ligamento

Esta es la causa principal de cojera en las patas traseras de las mascotas, y paulatinamente desencadena males degenerativos en las articulaciones de las rodillas.